Archivo de la categoría: periodismo

El periodismo

a Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano organizó un encuentro de nuevos cronistas.

Una crónica es lo opuesto a la noticia, y quien la escribe es alguien que se toma tiempo para ver

 Del 10 al 12 de octubre de 2012, en Ciudad de México, se reunió un grupo de 92 periodistas, en su mayoría latinoamericanos, durante un encuentro llamado Nuevos Cronistas de Indias organizado por laFundación Nuevo Periodismo Iberoamericano. En el cierre, el argentinoMartín Caparrós resumió lo sucedido con un texto en el que puede leerse: “Hubo, también —hubo sobre todo—, cruces, propuestas, contactos (…) Somos privilegiados. Hemos decidido hacer el trabajo que nos gusta y, a veces, incluso lo logramos (…)”. Más trabajo, propuestas, privilegio: esas eran las palabras con las que concluía un encuentro dedicado a la crónica, género que, en América Latina, define a piezas periodísticas que utilizan, para contar historias reales, herramientas estilísticas de la ficción y que, después de sobrevivir en apenas un puñado de revistas empeñosas, atraviesa, desde hace cinco o seis años, un momento mejor. El más grave de los peligros mentados durante el encuentro fue que el género, cuya naturaleza es marginal, se pusiera de moda. La palabra “crisis” no fue el centro de la discusión.

Pienso en octubre en México y recuerdo —inevitablemente— septiembre en Madrid, cuando hablé con unos 20 periodistas de distintos medios y todos, antes o después, me hicieron la misma pregunta: “¿Cómo ves el futuro de la profesión, qué piensas de la crisis que atraviesa?”. Pero no había más que mirarles la cara para entender que no le veían, a esto, futuro de ningún color. Son tiempos raros. Los medios buscan la manera de enfrentarse al mundo digital, a la caída de las ventas y, como una forma de solución a esos —y otros— problemas, los periodistas deben salir a la calle a hacer diez artículos por día munidos de grabadora, tableta, teléfono móvil y cámara de fotos mientras, al mismo tiempo, se promueve la idea del periodismo ciudadano, que consiste en decirle a todo el mundo que eso que los periodistas hacen lo puede hacer cualquiera. El encuentro de México estaba centrado en un género periodístico que, más que nunca, parece un género del pasado. Una crónica es lo opuesto a la noticia, y un cronista es, por definición, alguien que llega tarde, que se toma tiempo para ver y tiempo para contar eso que vio. La crónica no es ni el único género que necesita el periodismo ni, mucho menos, su género mejor. Pero, pensando en octubre en México y en septiembre en Madrid, me pregunté por ese contraste raro: a un lado del mar un grupo de periodistas se reúne para discutir con entusiasmo acerca de eso que su precámbrico oficio hasta hace poco no tenía —porvenir—, mientras, al otro lado del mar, un grupo de periodistas se pregunta con angustia acerca de eso que su oficio ultramoderno parece no tener: porvenir. Y pensé que quizás haya alguna pista para desentrañar tamaño intríngulis en el hecho de que, para los periodistas latinoamericanos, la precariedad y la crisis no son una consecuencia de los nuevos usos sino algo que siempre estuvo allí.

Creo que no sería aventurado decir que la mayor parte de quienes se reunieron en México tiene más de un trabajo y que, durante los últimos años, han hecho lo que hicieron —dirigir revistas de crónicas, escribir crónicas— con lo único que tenían a mano: la tozudez y la convicción de que valía la pena, con la complicidad de sus editores y a pesar de ellos, con la complicidad de los grandes medios y a pesar de ellos, con buenas compensaciones económicas y a pesar de sus cuentas bancarias. Y todo indica que lo seguirán haciendo a pesar de modas, indiferencias, crisis. Daniel Titinger es peruano. Fue, durante dos años, editor de una revista de crónicas en su país, llamada Etiqueta Negra,donde cobraba un sueldo de trescientos dólares. Para poder hacerlo, trabajaba como relacionista público de una empresa de energía. Titinger, que ahora trabaja en un grupo de publicaciones masivas y sigue escribiendo crónicas cuando puede, decía, hace un año: “Yo trabajo 12 horas al día, y aun así quiero seguir escribiendo crónicas. Y no escribes por dinero ni por fama. Escribes para no estar triste”. Lo decía Atticus Finch en la novela Matar a un ruiseñor, de Harper Lee: “Uno es valiente cuando, sabiendo que la batalla está perdida de antemano, lo intenta a pesar de todo y lucha hasta el final (…) Uno vence raras veces, pero alguna vez vence”. Quizás esa fue la forma que algunos periodistas latinoamericanos encontraron para hacer lo que hacen: saber que lo mejor que pueden esperar es el peor de los escenarios posibles y, aun así, ejercer la insistencia hasta el final. Y entonces, alguna vez, vencer.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo educacion, periodismo

Los niños soldado que no ven a Messi

MIembros del grupo Islamista Movimiento por la Unidad y la Jihad en África Occidental, que opera en el norte de Malí © Brahima Ouedraogo/IRIN

Miembros del grupo Islamista Movimiento por la Unidad y la Jihad en África Occidental, que opera en el norte de Malí © Brahima Ouedraogo/IRIN

Podría llamarse Souleiman y tener 16 años. Seguramente le encantaría el fútbol y su jugador preferido sería Kanoutè, Messi, Ronaldo, Iniesta o Drogba, aunque nunca los haya visto jugar en directo, ni apenas en televisión. Podría ser uno de los niños soldado a los que obligan a matar gente a la edad en la que otros se divierten dándole a la pelota.

Mientras los artilleros del balón perforan porterías, Souleiman abriría fuego sin saber bien por qué. Igual que el niño que nos dijo esto hace unas semanas en Malí: “ Nos adiestraban para disparar apuntando al corazón o a los pies. (..) Veía a nuestros enemigos como si fueran perros y lo único que había en mi mente eran ganas de disparar contra ellos.”  No fue demasiado tiempo a la escuela, fue vendido por el nieto de su maestro a un grupo islamista armado: “Hace dos meses, el nieto de mi maestro nos vendió a los islamistas. Nos unimos a un grupo de otros 14 jóvenes que portaban armas (…) Los rebeldes nos golpeaban durante las lecciones del Corán porque pensaban que nuestra pronunciación de los versículos no era correcta y querían que pronunciásemos el árabe como ellos. Me pegaron cuatro veces con una correa de goma.”

No hay datos sobre el número de niños y niñas soldado en el mundo. Sabemos que en torno a 17 países los reclutan, en lugares tan dispares como Mali, República Democrática del Congo, Filipinas, Colombia, Chad o Afganistán. Y no solo son llevados al frente, también son utilizados como mensajeros, espías o cocineros. Las niñas corren peor suerte. A veces, también son usadas como esclavas sexuales.

Una menor de 13 años hablaba así de Somalia: “ Las niñas también eran violadas por Al Shabab. Conozco a gente a la que le ha pasado; una persona de mi familia fue violada (…)Es bastante habitual.

Ex niña soldado en la República Democrática del Congo  © Amnistía Internacional

Ex niña soldado en la República Democrática del Congo © Amnistía Internacional

“Es bastante habitual”. ¿No es horrible?

La guerra y la violencia se tornan una situación normal para estos niños y niñas, la única que muchos de ellos han conocido. Han sido secuestrados en la calle o sacados de las aulas contra su voluntad. Otros muchos son forzados a salir de sus casas a punta de pistola, mientras unos padres angustiados los ven partir sin poder hacer nada. Otros son reclutados mientras juegan cerca de casa o caminan por la carretera. Un niño nos decía en Chad “ No tengo hermanos mayores que no se unieran a la rebelión. Mi padre es viejo. En casa no teníamos suficiente para todos, así que quería mejorar nuestra situación… uniéndome al ejército ayudaría a mi madre y al resto de la familia …”

Pero no todo es malo.

Primera buena noticia: En 2012, Thomas Lubanga y Charles Taylor fueron condenados por el Tribunal Penal Internacional y el Tribunal Especial de Sierra Leona. Entre otras violaciones de derechos humanos, reclutaron niños y niñas soldados soldado. Estas dos sentencias suponen un aviso para quienes hayan cometido crímenes de guerra en todo el mundo.

Segunda buena noticia: En los últimos años se han firmado 19 planes de acción con el apoyo de Naciones Unidas para acabar con el reclutamiento de niños y niñas. Los últimos, en República Centroafricana, Somalia, Sudán del Sur y Myanmar.

Tercera buena noticia: cada vez hay más países que firman los acuerdos internacionales. Alrededor de 150 ya han firmado el protocolo de Naciones Unidas sobre menores en conflictos armados.

Niño soldado en Ntoto, norte de Kivu, República Democrática del Congo, enero de 2012 © Blattman

Niño soldado en Ntoto, norte de Kivu, República Democrática del Congo, enero de 2012 © Blattman

Quizás dentro de unos años Souleiman o cualquier otro niño soldado actual puedan dar saltos de alegría y gritar ¡gooool! frente a la televisión. Ocurrirá cuando el héroe futbolístico del momento bata al portero de turno y ellos no tengan que empuñar ningún arma. Cuando eso suceda, será gracias a que año tras año muchas personas y activistas de distintas organizaciones han estado recordando que hay niños y niñas que son obligados a combatir en conflictos olvidados, y habrán trabajado duro para evitarlo. En eso estamos.

Deja un comentario

Archivado bajo periodismo

casas de emergencia

610,000: In dollars, the donation from the Dakar

over a four year period to @UnTecho

which builds emergency housing. #dakar2013

Deja un comentario

Archivado bajo economia social, periodismo

el poder detras de la prensa

William Vélez, el poder detrás de la prensa,

informe completo:

youtu.be/72dAm1gLB64

Deja un comentario

Archivado bajo periodismo, social media

Muchas razones para ser optimistas

Captura de pantalla 2013-01-02 a la(s) 00.30.02
Una niña de Bamako (Malí) lleva caramelos a sus vecinos, desplazados por el conflicto del norte del país. A pesar de su pobreza, las comunidades de vecinos se han organizado para apoyar a las víctimas de la guerra. Foto e historia: © UNHCR/H.Caux

En lo que toca a los asuntos de este blog, 2012 ha sido un año considerablemente malo. Muy duro al interior de nuestras fronteras e incierto para muchos de los países y comunidades en los que se libra la batalla contra la pobreza. Durante los últimos doce meses hemos tratado de explicar e ilustrar esta trayectoria. La debacle de la Cooperación Española y su impacto en crisis humanitarias como la del Sahel han desempeñado un papel protagonista en nuestro temario, al igual que otras víctimas colaterales de la crisis como el compromiso de los países ricos contra el cambio climático. También hemos denunciado de manera repetida las consecuencias de los recortes presupuestarios (y de las decisiones ideológicas) en los sectores más pobres de nuestra sociedad, destacando algunas medidas particularmente detestables como la exclusión de los inmigrantes irregulares del derecho a la salud.

Miremos donde miremos, resulta muy difícil encontrar en nuestras instituciones la imaginación y la voluntad necesarias para evitar los golpes más bajos de la crisis, por no hablar del liderazgo individual que inspire el cambio. Ya sabemos que no existen recursos, pero nos preguntamos qué impide abrir un gran debate público, informado y transparente, sobre el problema de la pobreza y las medidas para hacerle frente. Diferentes organizaciones y centros de estudio han planteado alternativas en ámbitos enormemente sensibles como los desahucios, el sostenimiento de rentas mínimas, el acceso a la salud, la formación de los jóvenes en riesgo de exclusión, la situación de las familias inmigrantes, la generación de recursos privados o la cooperación internacional. En prácticamente todos los casos, la respuesta de las instituciones ha estado atrapada entre el fundamentalismo presupuestario del PP, la carrera hacia el pasado de los nacionalistas y la desoladora falta de alternativas de los partidos de izquierda. Un escenario de pesadilla en el que algunos de los problemas más relevantes de nuestra generación quedan simplemente ausentes del radar público y se enquistarán más allá de la recuperación del crecimiento y el empleo.

Afortunadamente, también ha sido un año para la esperanza. Dejando a un lado las movilizaciones sociales más relevantes (nunca olvidaremos la dignidad y la valentía de los profesionales de la sanidad madrileña, por ejemplo), este blog ha ofrecido numerosos ejemplos en los que individuos, organizaciones y sociedades han demostrado que existen alternativas a esta situación. Desde los primeros pasos de la Tasa a las Transacciones Financieras a las compras de flores libres de explotación sexual, pasando por 11.000 niños-soldado menos, la violencia contra los niños o el activismo online contra los abusos de los bancos. Son solo algunas de las miles de historias de solidaridad, ternura y dignidad que inundan nuestras sociedades en esta época de crisis. Es difícil aceptar que estamos obligados a permanecer de brazos cruzados.

 

Deja un comentario

Archivado bajo economia social, periodismo

transmedia

Escuela de Periodismo y Universidad Rey Juan Carlos presentan: TELEVISIÓN SOCIAL, TRANSMEDIA Y NUEVAS NARRATIVAS AUDIOVISUALES

http://eventos.escuelaunidadeditorial.es/

Deja un comentario

Archivado bajo educacion, periodismo, social media

aavas gana 500.000 activistas

Queridos amigos y amigas,

Piensa en una petición que te gustaría lanzar sobre cualquier tema. Pues bien, ¡ahora solo toma unos minutos crear tu propia campaña! Y si resulta popular, puede incluso transformarse en una campaña de Avaaz, en la que participen miembros a nivel local, o incluso en todo el mundo. ¡Adelante!

Crea una campaña

Este es un gran momento para Avaaz. Si te animas a participar, pasaremos de tener un pequeño equipo de campañas de 50 personas… ¡¡¡a contar con 50.000!!! 

Cuando fundé Avaaz, me preguntaba si era una locura. Pero era una idea que me entusiasmaba, y por ello la empecé a compartir. Hoy, es una idea que compartimos más de 17 millones de personas. Es apasionante ver cómo, cada día, los miembros de Avaaz nos envían ideas importantes y brillantes sobre nuevas campañas para crear el mundo que todos deseamos. Pero es mucho más de lo que nuestro pequeño equipo puede gestionar por sí solo.

Por ello, para desatar este increíble potencial de cambiar el mundo que tiene nuestra comunidad, hemos desarrollado una herramienta que permite a cualquier persona crear a través de Internet su propiapetición online, compartirla con amigos, y ganar campañas.

Los miembros de Avaaz ya hemos logrado victorias increíbles. Miles de personas firmaron la petición de Shanker para salvar a sus compañeros indios retenidos en Bahrain por empresarios abusivos. El mayor periódico de India comentó entonces que “el apoyo a su voz solitaria de miles de personas a través de Internet” ayudó a lograr la liberación de estos trabajadores. En México, más de 20.000 personas firmaron la petición de Miguel para salvar la reserva marina de Cabo Pulmo, un área de altísima biodiversidad en la que se pretendía desarrollar un proyecto turístico. Esta alarma y las voces de rechazo a lo largo y ancho del país forzaron al entonces Presidente Calderón a anunciar la cancelación de la autorización a la empresa para ir adelante con su construcción.

No puede ser más fácil: piensa en una petición que te gustaría empezar sobre cualquier tema: un asunto a nivel local, una injusticia cometida por una multinacional lejana, o incluso una causa global que pudiera interesar a otras personas. Si tu petición resulta popular, puede acabar convirtiéndose en una campaña de Avaaz. Haz clic abajo para empezar. ¡Crear tu propia campaña solo toma unos minutos!

http://www.avaaz.org/es/petition/start_a_petition/?cl=2289751953&v=20140

Estoy realmente emocionado con este proyecto. En tan solo seis años, Avaaz ha llevado a cabo una cantidad impresionante de campañas exitosas y ha crecido hasta convertirse en el movimiento global más grande que lucha por el cambio, y todo ello con un número muy reducido de empleados. ¡Imagina lo que podríamos lograr si todos nosotros empezáramos y lanzáramos campañas! Me muero de ganas de verlo.

Con gran respeto y esperanza,

Ricken

P.D. Si aún no estás listo para lanzar tu propia campaña, otra cosa que puedes hacer es reenviar este correo a algún amigo o amiga. Todos conocemos a alguien que está deseoso de cambiar el mundo, o lograr cambios para mejorar una situación determinada. Esta nueva herramienta es una manera muy poderosa para lograrlo.

Más información:

Una campaña online ayuda a trabajadores de Bahrain (The Times of India, en inglés):
http://articles.timesofindia.indiatimes.com/2012-07-20/madurai/32763903_1_bahrain-travel-ban-nass-corporation 

Cancela Calderón proyecto turístico en Cabo Pulmo; celebran ambientalistas (Proceso):
http://www.proceso.com.mx/?p=310989

Deja un comentario

Archivado bajo periodismo, social media