Archivo de la categoría: educacion

El periodismo

a Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano organizó un encuentro de nuevos cronistas.

Una crónica es lo opuesto a la noticia, y quien la escribe es alguien que se toma tiempo para ver

 Del 10 al 12 de octubre de 2012, en Ciudad de México, se reunió un grupo de 92 periodistas, en su mayoría latinoamericanos, durante un encuentro llamado Nuevos Cronistas de Indias organizado por laFundación Nuevo Periodismo Iberoamericano. En el cierre, el argentinoMartín Caparrós resumió lo sucedido con un texto en el que puede leerse: “Hubo, también —hubo sobre todo—, cruces, propuestas, contactos (…) Somos privilegiados. Hemos decidido hacer el trabajo que nos gusta y, a veces, incluso lo logramos (…)”. Más trabajo, propuestas, privilegio: esas eran las palabras con las que concluía un encuentro dedicado a la crónica, género que, en América Latina, define a piezas periodísticas que utilizan, para contar historias reales, herramientas estilísticas de la ficción y que, después de sobrevivir en apenas un puñado de revistas empeñosas, atraviesa, desde hace cinco o seis años, un momento mejor. El más grave de los peligros mentados durante el encuentro fue que el género, cuya naturaleza es marginal, se pusiera de moda. La palabra “crisis” no fue el centro de la discusión.

Pienso en octubre en México y recuerdo —inevitablemente— septiembre en Madrid, cuando hablé con unos 20 periodistas de distintos medios y todos, antes o después, me hicieron la misma pregunta: “¿Cómo ves el futuro de la profesión, qué piensas de la crisis que atraviesa?”. Pero no había más que mirarles la cara para entender que no le veían, a esto, futuro de ningún color. Son tiempos raros. Los medios buscan la manera de enfrentarse al mundo digital, a la caída de las ventas y, como una forma de solución a esos —y otros— problemas, los periodistas deben salir a la calle a hacer diez artículos por día munidos de grabadora, tableta, teléfono móvil y cámara de fotos mientras, al mismo tiempo, se promueve la idea del periodismo ciudadano, que consiste en decirle a todo el mundo que eso que los periodistas hacen lo puede hacer cualquiera. El encuentro de México estaba centrado en un género periodístico que, más que nunca, parece un género del pasado. Una crónica es lo opuesto a la noticia, y un cronista es, por definición, alguien que llega tarde, que se toma tiempo para ver y tiempo para contar eso que vio. La crónica no es ni el único género que necesita el periodismo ni, mucho menos, su género mejor. Pero, pensando en octubre en México y en septiembre en Madrid, me pregunté por ese contraste raro: a un lado del mar un grupo de periodistas se reúne para discutir con entusiasmo acerca de eso que su precámbrico oficio hasta hace poco no tenía —porvenir—, mientras, al otro lado del mar, un grupo de periodistas se pregunta con angustia acerca de eso que su oficio ultramoderno parece no tener: porvenir. Y pensé que quizás haya alguna pista para desentrañar tamaño intríngulis en el hecho de que, para los periodistas latinoamericanos, la precariedad y la crisis no son una consecuencia de los nuevos usos sino algo que siempre estuvo allí.

Creo que no sería aventurado decir que la mayor parte de quienes se reunieron en México tiene más de un trabajo y que, durante los últimos años, han hecho lo que hicieron —dirigir revistas de crónicas, escribir crónicas— con lo único que tenían a mano: la tozudez y la convicción de que valía la pena, con la complicidad de sus editores y a pesar de ellos, con la complicidad de los grandes medios y a pesar de ellos, con buenas compensaciones económicas y a pesar de sus cuentas bancarias. Y todo indica que lo seguirán haciendo a pesar de modas, indiferencias, crisis. Daniel Titinger es peruano. Fue, durante dos años, editor de una revista de crónicas en su país, llamada Etiqueta Negra,donde cobraba un sueldo de trescientos dólares. Para poder hacerlo, trabajaba como relacionista público de una empresa de energía. Titinger, que ahora trabaja en un grupo de publicaciones masivas y sigue escribiendo crónicas cuando puede, decía, hace un año: “Yo trabajo 12 horas al día, y aun así quiero seguir escribiendo crónicas. Y no escribes por dinero ni por fama. Escribes para no estar triste”. Lo decía Atticus Finch en la novela Matar a un ruiseñor, de Harper Lee: “Uno es valiente cuando, sabiendo que la batalla está perdida de antemano, lo intenta a pesar de todo y lucha hasta el final (…) Uno vence raras veces, pero alguna vez vence”. Quizás esa fue la forma que algunos periodistas latinoamericanos encontraron para hacer lo que hacen: saber que lo mejor que pueden esperar es el peor de los escenarios posibles y, aun así, ejercer la insistencia hasta el final. Y entonces, alguna vez, vencer.

Deja un comentario

Archivado bajo educacion, periodismo

transmedia

Escuela de Periodismo y Universidad Rey Juan Carlos presentan: TELEVISIÓN SOCIAL, TRANSMEDIA Y NUEVAS NARRATIVAS AUDIOVISUALES

http://eventos.escuelaunidadeditorial.es/

Deja un comentario

Archivado bajo educacion, periodismo, social media

El Sahel se muere de sed

Foto Cordon PressFoto: Cordon Press

El mundo ha cumplido con la meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) de reducir a la mitad la proporción de personas sin acceso al agua potable mucho antes de la fecha límite de 2015, según un informe publicado por UNICEF y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Entre 1990 y 2010, más de 2.000 millones de personas obtuvieron acceso a fuentes mejoradas de agua potable. Las cifras son positivas pero 783 millones de personas no tienen acceso aún al agua potable y tan sólo el 63% de los habitantes del mundo tienen acceso a un saneamiento mejorado.

Declarado por la ONU como derecho humano esencialel agua y el saneamiento son vitales para la salud humana, fomentan la igualdad de género, facilitan la educación primaria y generan beneficios económicos. Tan sólo en África, las pérdidas económicas totales debido a la falta de agua potable y saneamiento ascienden a los 28 billones de dólares.

Mientras en España el consumo medio por habitante y día es de 126 litros, más de la mitad de los campos de refugiados en el mundo no cuentan con el aprovisionamiento mínimo diario recomendado de agua (20 litros por persona y día), mientras que el 30% de los campos no cuentan con sistemas de saneamiento de agua y servicios sanitarios (letrinas).

Allí, una mujer o una niña que tiene que ir a buscar agua para una familia de 4 personasdedica de media 6 horas al día a recolectarla, exponiéndose a la violencia sexual y de género y/o dejando de ir al colegio.

Además, en muchos casos, el agua está contaminada y provoca diarreas que sumadas a los problemas de desnutrición que muchos de estos niños y niñas padecen, les llevan a la muerte. En el mundo, cerca de 4.000 niños menores de cinco años mueren al día por falta de agua potable y saneamiento adecuado.

Por ello, en situaciones de emergencia humanitaria, como la que actualmente se está viviendo en el Sahel, el agua, el saneamiento y la higiene constituyen prioridades absolutas. La insurgencia rebelde que estalló en Malí en enero ha provocado el desplazamiento de más de 400.000 personas que han buscado refugio en países vecinos afectados por la crisis alimentaria y una grave sequía. Y la inmensa mayoría de los refugiados que llegan son mujeres y niños.

Burkina Faso, Mauritania y Níger han abierto las puertas de sus hogares y las de sus corazones a los refugiados de Malí y están dando un extraordinario ejemplo de solidaridad a pesar de sufrir una sequía recurrente y una crisis alimentaria atroz. Pero la situación de la población local es crítica y recibir esta carga adicional complica aún más su supervivencia. Y hace falta de todo, pero lo más urgente es agua potable. Porque la desesperación les empuja a beberla de cualquier lugar o a obtenerla a cualquier precio.

Ahora, en el Sahel, más de 400.000 personas necesitan un poco de nuestra capacidad para marcar una diferencia, de nuestra sed de ayudar. Tan solo un poco.

Más información en www.yotambientengosed.org.

Deja un comentario

Archivado bajo economia social, educacion, periodismo

LA ERA DE LA INCERTIDUMBRE: Por qué importa ahora el aprendizaje

 

Después de la lectura de: APRENDER: El reto del aprendizaje continuo, Guy Claxton, Paidós Transiciones, 1999
Estamos transitando de lo sólido a lo líquido. Las estructuras sociales en las que nos insertábamos de forma estable y pensando que sería de por vida, comprendiendo normas, reglas del juego, espacios y roles, no se mantienen y se ha esfumado la sensación de desarrollo continuado, de estabilidad y de confianza en el futuro.
Se está suprimiendo la protección pública de los ciudadanos que quedan abandonados a su suerte. El poder se aleja de la política para pasar a manos de entidades no democráticas y nada transparentes como los mercados.
Las empresas y las organizaciones sobreviven a corto y abandonan visiones y ambiciones a largo plazo, ciñéndose al corto alcance en todos los sentidos.
Como dice Manuel Castells (1977), la estructura social dominante es la sociedad red, la nueva economía, la economía informacional y la nueva cultura, la cultura de la virtualidad real.
Estamos migrando hacia una organización diferente a la piramidal, que requiere de una distribución diferente de los recursos y de nuevas habilidades en los individuos para afrontar cambios rápidos, proyectos abiertos y en continua transformación, velocidad, aceleración… mundo líquido.
No sólo debemos estar abiertos al aprendizaje constante, sino que ya no aprendemos igual.
Hemos nacido aprendices. El aprendizaje como acumulación de experiencia; es decir, como algo que nos acontece, nos pasa y nos transforma. Algo que nos cambia, que modifica nuestra percepción del entorno, de las relaciones y de los sucesos. El aprendizaje, como experiencia social o colectiva, jalona nuestro desarrollo y moviliza los límites de nuestras potencialidades.
Aprendemos en el espacio de las relaciones con herramientas e instrumentos; en el terreno de lo distribuido. No aprendemos solos, sino que aprendemos en relación con los otros. Aprendemos con todo y con todos.
Como dice Guy Claxton:
” El mundo esta cambiando tan rapidamente que cada vez resulta mas difícil saber qué conocimientos y habilidades concretas necesitaremos nosotros, nuestros hijos o nuestros compañeros, ni siquiera en el plazo de diez años. Todos tenemos que estar preparados y dispuestos para todo, así como ser capaces de prosperar en un mundo en el que la tecnología, el universo laboral, la naturaleza del tiempo libre, el estilo de vida y las costumbres familiares están cambiando constantemente. No podemos enseñar lo que no sabemos, pero podemos aprender a prepararnos mejor y tambien ayudar a otros a hacerlo. El tipo de inteligencia que todos necesitamos ahora incluye saber lo que hacer cuando no sabemos qué hacer: ser capaces de implicarnos en las más complejas incertidumbres sin desconcertarnos. La habilidad vital esencial para el siglo XXI es la capacidad de afrontar dificultades y retos sin precedentes con calma e ingenio. Ser un buen aprendiz de la vida real tiene muy poco que ver con la habilidad intelectual o el hecho de aprobar examenes. (…) Los buenos aprendices sabrán cómo y cuándo vale la pena ponerse a pensar, canalizar la imaginación, disfrutar un poco de la confusión y, en fin, dejar que el cerebro tome las riendas.”
Y sigue diciendo:
“El aprendizaje continuo significa tener la capacidad de comprometerse inteligentemente con la incertidumbre y persistir frente a la dificultad cuando  importa.”
Ya no nos sirve como hasta hace poco recopilar información, memorizarla, archivarla y recurrir a repositorios estancos, inamovibles, donde se guarda el conocimiento secular, cuando queremos resolver un problema.
Han cambiado los problemas, los escenarios, las preguntas… El conocimiento acumulado durante siglos, la “verdad” nos sirve para explicar el camino hasta llegar aquí , pero no responde a las preguntas de mañana.
En épocas más estables, tradiciones y jerarquías nos decían quienes somos, qué es lo importante, que nos debe gustar, admirar, respetar, qué debemos odiar, cómo debemos vivir. Las grandes cuestiones no se discutían.
El tiempo de la incertidumbre, el tiempo líquido nos ha convertido en seres que elegimos. La oportunidad y la responsabilidad de elaborar, construir, fabricar la propia existencia no tiene precedentes y la facultad del aprendizaje continuo es fundamental.
Cuando no estamos equipados para afrontar la complejidad, ni disponemos de las herramientas para aprender de forma constante, buscamos la seguridad de algún tipo de certeza prefabricada. Y eso nos paraliza, nos enquista de tal manera que no podemos crecer, no podemos avanzar.
Hablando de las nuevas formas de aprendizaje quiero referirme a la propuesta de Cristóbal Cobo en su libro, porque habla de un tipo de aprendizaje basado en el autoaprendizaje y la socialización, principios básicos para la construcción colectiva del conocimiento necesario para vivir el día a día de una sociedad líquida:
Sería APRENDIZAJE INVISIBLE el,
Que combine, amplíe y reconozca las experiencias de aprendizaje
de los entornos formales, no formales e informales.
• Que incentive el valor del aprendizaje entre pares y a través de comunidades de práctica cara a cara y virtuales.
• Que, más allá del reconocimiento de habilidades y saberes no adquiridos en las instituciones formales, conjugue y valide tanto los conocimientos tácitos como los explícitos.
• Que estimule la creatividad, la innovación y el desarrollo de habilidades no tradicionales.
• Que comprenda que el rigor académico y la calidad no van en detrimento de la flexibilidad y la renovabilidad de los contenidos impartidos.
• Que conciba el aprendizaje como un continuum que se prolonga durante toda la vida.
• Que estimule habilidades “blandas” como la colaboración, el trabajo a distancia, la transferencia del conocimiento, la resolución de problemas, etc.
• Que no quede sometida a directrices oligopólicas de generación y uso de ciertas tecnologías para el aprendizaje.
• Que entienda que el aprendizaje puede ocurrir en cualquier momento o lugar.
• Que comprenda la educación como una revolución de las ideas.
• Que estimule el conectivismo, la cultura, el remix y la combinación
de contextos de aprendizaje.
• Que favorezca el aprendizaje no planeado.
• Que apueste por aprovechar las tecnologías para extraer lo mejor
de las capacidades humanas.

Deja un comentario

Archivado bajo educacion

INFOGRAFÍAS Y HERRAMIENTAS PARA ELABORARLAS

Con el aumento sin precedentes de recursos digitales que se ofrecen hoy en Internet, los docentes tienen acceso a un sinnúmero de herramientas informáticas útiles y de calidad, que pueden utilizar con sus estudiantes, para enriquecer el aprendizaje de estos en sus asignaturas.

Este documento, que tiene por objeto evitar que el docente se inmovilice al enfrentarse con la desmesurada oferta de ese tipo de herramientas, le propone formular seis preguntas clave cuando evalúe, con fines educativos, herramientas digitales para elaborarINFOGRAFÍAS:

  1. ¿En qué consisten las Infografías?
  2. ¿Por qué son útiles las Infografías para determinados aprendizajes?
  3. ¿Cuándo utilizar Infografías?
  4. ¿Quién está utilizando ya las Infografías en procesos educativos?
  5. ¿Cómo iniciarse en el uso de Infografías?
  6. ¿Dónde puedo encontrar más información sobre Infografías?

Para ampliar la información sobre esta metodología de las seis preguntas basada en el esquema de Solomon & Schrum [1], recomendamos consultar el documento de Eduteka “Cómo seleccionar recursos digitales con propósitos educativos”.

A continuación, se exploran cada una de las anteriores preguntas, para aportar elementos que ayuden a los docentes a seleccionar las mejores herramientas para elaborar Infografías, que contribuyan a enriquecer sus ambientes de aprendizaje con el uso de las TIC [2].

http://www.eduteka.org/modulos/8/255/661/1

RECURSO DIGITAL: Infografías.
FECHA REVISIÓN: Diciembre, 2012

¿EN QUÉ CONSISTEN LAS INFOGRAFÍAS?
Una definición generalmente aceptada de Infografía es: “representación gráfica, en forma de cartel, que incluye datos, elementos gráficos y textos para comunicar, de manera simple, ideas o conceptos complejos”. Parodiando el viejo y conocido refrán “una imagen vale más que mil palabras”, hoy podemos decir que “una infografía, al igual que un video, vale más que mil imágenes”.

El término Infografía deriva del acrónimo de información + gráfica. Nace y se hace popular en el campo del periodismo, en el cual se ha utilizado ampliamente en los últimos 15 años para informar de manera más atractiva y clara a los lectores de periódicos y revistas.

Infografía que compara la educación mexicana con la de otros países.
Fuente: Almanaque Gráfico Mexicano.

HERRAMIENTASA continuación presentamos una serie de herramientas en línea para elaborar Infografías:

EaselLY
http://www.easel.ly/
A partir de Plantillas complejas es posible crear nuestras propias infografías. Basta con arrastrar y soltar dentro de la infografía, fondos, cuadros de texto, formas (líneas, figuras geométricas, etc) o íconos; así como importar imágenes. Las infografías finales se pueden exportar en formato pdf, jpg, o png.

Inglés / Gratuito / En línea / Requiere estar registrado.

PIKTO chart
http://piktochart.com/
Herramienta para elaborar infografías en línea a partir de plantillas. Ofrece varios elementos gráficos que se integran en la infografía con solo arrastrarlos y soltarlos en la ubicación deseada. Aunque la versión gratuita ofrece pocas plantillas y no tiene habilitadas todas las funcionalidades, si permite iniciarse en la elaboración de este tipo de organizador gráfico. Las infografías se pueden descargar en formato PNG.

Inglés / Gratuito / En línea / Requiere estar registrado.

Infogr.am
http://infogr.am/
Servicio en línea, fácil de usar, que permite crear, compartir y explorar infografías y gráficos. Basta con seleccionar una Plantilla prediseñada y agregarle gráficos, videos y mapas. Ofrece código embebido para integrar fácilmente las infografías en los blogs personales.

Inglés / Gratuito / En línea / Requiere estar registrado.

Creately
https://creately.com/app/#
Aplicación completa y de uso sencillo con la cual, además de generar varios tipos de diagramas, se pueden crear infografías. Se basa en Plantillas que una vez cargadas se modifican agregando, quitando o cambiando elementos.

Inglés / Gratuito / En línea / NO Requiere estar registrado.

Geo Commons
http://geocommons.com/
Esta herramienta funciona con mapas. Ofrece una variedad de Plantillas con fotos satelitales, mapas de carreteras y otros fondos geográficos. Trae precargados una serie de conjuntos de datos, pero los usuarios pueden también cargar los suyos. Permite configurar colores para cada variable de conjuntos de datos.

Inglés / Gratuito / En línea / Requiere estar registrado.

Tagxedo
http://www.tagxedo.com/
Herramienta para convertir las palabras de un texto en rostros de personajes famosos o darles la forma de cualquier imagen que se cargue. Cualquier texto se mostrará como una nube de palabras con alto impacto visual.

Inglés / Gratuito / En línea / Requiere estar registrado.

Wordle
http://www.wordle.net/
Aplicación en línea sencilla y fácil de usar. Sirve para crear nubes de palabras con solo introducirle un texto de cualquier extensión y seleccionar el diseño de la nube. Los gráficos resultantes se pueden descargar en formato jpg.

Inglés / Gratuito / En línea / NO requiere estar registrado.

Visual.ly
http://visual.ly
Con esta herramienta se pueden crear infografías en línea a partir de la información que los usuarios tienen en sus cuentas de Twitter o Facebook. Para cada visualización puede elegirse entre varias Plantillas. Próximamente también se podrán crear infografías con temas como política, educación, deportes, etc.

Inglés / Gratuito / En línea / Requiere estar registrado.

¿POR QUÉ SON ÚTILES LAS INFOGRAFÍAS PARA MEJORAR DETERMINADOS APRENDIZAJES?

Para David Jonassen [3], los organizadores gráficos [4] pueden utilizarse en procesos educativos para interrelacionar ideas en redes multidimensionales de conceptos. En este sentido, las infografías posibilitan el que los estudiantes reflejen su proceso de construcción de conocimiento e interrelación de ideas cuando plasman en alguno de estos organizadores un tema que están estudiando. Elaborar infografías demanda de los estudiantes identificar las variables que intervienen en un tema particular y establecer las relaciones estructurales existentes en el contenido que se estudia.

Según la taxonomía propuesta por las doctoras Suzie Boss & Jane Krauss, las herramientas para elaborar Infografías apoyan el aprendizaje cumpliendo las siguientes funciones esenciales:

  • Aprender a profundidad – A partir de la información que los estudiantes buscan y recopilan, deben interpretarla y mostrarla visualmente con la ayuda de herramientas en línea como las utilizadas para elaborar Infografías.
  • Hacer las cosas visibles y debatibles – Herramientas que ayudan a mostrar en lugar de decir. Hay buenas razones para hacer las “cosas visibles” usando herramientas digitales: mostrar en lugar de contar, conceptualizar mediante infografías, examinar la historia mediante artefactos digitales, expresar ideas por medio de elementos gráficos, etc.

Por su parte, la inteligencia Visual/Espacial operacionalizada por Howard Gardner, se desarrolla cuando los estudiantes realizan actividades en las que ponen en juego capacidades para presentar visualmente ideas, crear imágenes mentales, percibir y plasmar detalles visuales, dibujar y elaborar bocetos. Todas estas capacidades se pueden potenciar mediante la realización de proyectos de aula en los cuales los estudiantes elaboren Infografías.

Por último, el Modelo Gavilán para desarrollar la Competencia para Manejar Información (CMI), competencia esta que a su vez hace parte de las Habilidades indispensables para el Siglo XXI, entre los componentes de su cuarto paso  enfatiza la elaboración de un producto concreto. Este producto debe ser fruto del proceso de síntesis y de uso de información. En este paso se debe solicitar a los estudiantes elaborar un producto, de manera que exprese los resultados de la investigación realizada y, en el que además, se utilice el conocimiento adquirido para generar algo nuevo o para presentarlo de manera comprensible. En este caso, resulta ideal, solicitar una Infografía.

¿CUÁNDO UTILIZAR INFOGRAFÍAS?

Los docentes pueden identificar procesos educativos que estén adelantando actualmente con sus estudiantes, en los cuales, el uso de Infografías puede impactar positivamente los aprendizajes. Estas resultan muy útiles cuando los estudiantes:

  • Explican fenómenos o situaciones que involucren información compleja;
  • Explican temas abstractos;
  • Ilustran un tema para el periódico escolar;
  • Utilizan diversas formas de expresión (oral, escrita, gráfica) para comunicar los resultados de sus investigaciones (grados 1°-3°) [7];
  • Identifican y tienen en cuenta diversos aspectos que hacen parte de los fenómenos que se estudian: ubicación geográfica, evolución histórica, organización política, económica, social y cultural… (grados 6°-7°) [7];
  • Identifican factores económicos, sociales, políticos y geográficos que han generado procesos de movilidad poblacional en las diferentes culturas y períodos históricos (grados 6°-7°) [7];
  • Comparan y explican cambios en la división política de países como Colombia y regiones como América, en diferentes épocas (grados 6°-7°) [7];
  • Utilizan mapas, cuadros, tablas, gráficas y cálculos estadísticos para analizar información (grados 8°-9°) [7];
  • Analizan los resultados de sus búsquedas y sacar conclusiones (grados 8°-9°) [7];
  • Identifican y estudian diversos aspectos de interés para las ciencias sociales: ubicación geográfica, evolución histórica, organización política, económica social y cultural… (grados 8°-9°) [7];
  • Reconocen múltiples relaciones entre eventos históricos: sus causas, sus consecuencias y su incidencia en la vida de los diferentes agentes y grupos involucrados (grados 8°-9°) [7];
  • Describen el impacto del proceso de modernización (desarrollo de los medios de comunicación, industrialización, urbanización…) en la organización social, política, económica y cultural de países como Colombia  en el siglo XIX y en la primera mitad del XX (grados 8°-9°) [7];
  • Utilizan diversas formas de expresión, para dar a conocer los resultados de sus investigaciones (grados 10°-11°) [7];
  • Identifican y analizan las diferentes formas del orden mundial en el siglo XX: Guerra Fría, globalización, enfrentamiento Oriente-Occidente… (grados 10°-11°) [7];
  • Comunican oralmente y por escrito un proceso de indagación y los resultados obtenidos con este, utilizando gráficas, tablas y ecuaciones aritméticas (grados 6°-7°) [8].

¿QUIÉN ESTÁ UTILIZANDO YA INFOGRAFÍAS EN PROCESOS EDUCATIVOS?

A continuación se reseñan algunas experiencias educativas en las que, de diversas maneras, se utilizan Infografías:

  • Proyecto de Literatura: Literatura infográfica a la vanguardia – Profesor Juan Camilo López García – Instituto Nuestra Señora de la Asunción, Cali, Colombia.
  • WebQuest Educación Ambiental: El Río Tajo en Madrid – Profesor René Rodríguez, Centro de Formación Ambiental del Profesorado La Chimenea, España

Consulte Otros proyectos de clase que solicitan a los estudiantes elaborar infografías.

¿CÓMO INICIARSE EN EL USO DE INFOGRAFÍAS?

Cuando se solicita a los estudiantes que elaboren infografías mediante las cuales demuestren aprendizajes significativos sobre un tema particular, recomendamos guiarlos en este proceso con una serie de pasos que faciliten y ordenen su construcción [B, C]:

  1. Elegir el tema: Es muy importante que el tema seleccionado sea complejo, con mucha información relacionada o puntos de vista diferentes. También es válido elaborar infografías para sintetizar la solución de un problema de información [5].
  2. Identificar fuentes de información confiables: Dado que las infografías deben suministrar información verdadera, es fundamental recopilarla, evaluar las fuentes de donde se obtienen los datos, así como analizarlos y validarlos. Una muy buena fuente de datos estadísticos es Google Public Data.
  3. Organizar las ideas: Tanto la información recopilada, como las ideas y conclusiones que surjan de su análisis, deben agruparse en temas y subtemas. Debe descartarse todo lo que sea irrelevante, de manera que solo quede aquello que contribuya, efectivamente, a presentar visualmente el tema.
  4. Diseñar un bosquejo: Cuando se tienen los temas y subtemas que se van a incluir en la infografía, se procede a hacer un bosquejo a mano alzada. En esta fase, los estudiantes deben estar atentos a detectar información que falta o que sobra. Este es el momento para poner en juego la creatividad y la estética visual de estos.
  5. Seleccionar elementos visuales: Un elemento fundamental de las infografías son los diversos elementos visuales (ilustraciones, íconos, mapas, tablas y gráficas, diagramas, formas, líneas, textos, etc). Por eso es importante recomendar a los estudiantes utilizar bancos de imágenes gratuitos como Wikimedia Commons [6].
  6. Crear la infografía: En esta fase del proceso se deben atender varios aspectos clave en la elaboración de una infografía: a) crear un formato gráfico original, evitar las copias; b) disminuir al máximo los textos; c) utilizar colores armónicos; d) usar tipos de fuentes fáciles de leer, evitar la mezcla de muchos tipos de fuentes; e) utilizar íconos simples pero fáciles de identificar.
    Es este el momento de seleccionar una herramienta para elaborar la infografía, como las reseñadas en la primera pregunta de este documento.
  7. Publicar la infografía: Una vez los estudiantes socialicen sus infografías, reciban retroalimentación por parte de docentes y compañeros y, realicen las modificaciones pertinentes, se procede a publicar la infografía. Para llevar a cabo esta operación existen muchos sitios que permiten almacenar y compartir imágenes. Una recomendación, es aconsejable seleccionar las mejores infografías y publicarlas en sitios de dominio público como Wikimedia Commons.

A continuación, reseñamos unos recursos que muestran cómo construir Infografías y cómo usar diferentes herramientas digitales para elaborarlas:

Adicionalmente, en SlideshareYoutubeVimeo y otros sitios para almacenar y compartir contenidos digitales, existen muy buenos recursos para aprender a elaborar infografías.

¿DÓNDE PUEDO ENCONTRAR MÁS INFORMACIÓN SOBRE INFOGRAFÍAS?

Cada herramienta para elaborar Infografías ofrece en su sitio Web información adicional sobre el programa, tutoriales de uso, recomendaciones, etc. Aconsejamos consultar los enlaces suministrados en la pregunta “1. ¿En qué consisten las Infografías?” que se encuentra al inicio de este documento.

EJEMPLOS DE INFOGRAFÍAS:

Efectos del alcohol en la mujer

http://bit.ly/ShmaJV

Ciberacoso: conócelo y evítalo

http://bit.ly/V8hVEB

Lucha contra la diabetes

http://bit.ly/UAl8Xr

Algunos datos sobre el Muro de Berlín

http://bit.ly/YZw9al

Anorexia

http://bit.ly/NZ7b4b

Identidades juveniles

http://bit.ly/NZ78oZ

 Movilidad urbana sostenible en México

http://bit.ly/PxHtIJ

10 beneficios del pescado para la salud del corazón

http://bit.ly/V0kHWy

La Sagrada Familia por Gaudí

http://bit.ly/SlA37Y

Calderas de Biomasa

http://bit.ly/UMQyvV

El paso de la tristeza a la depresión

http://bit.ly/OOWqBP

Usuarios de FaceBook en América Central

http://bit.ly/UMQAE0

Deja un comentario

Archivado bajo educacion

LOS LIBROS DIGITALES EN LA EDUCACIÓN ESCOLAR

Desde que el hombre inventó la escritura como código compartido para comunicar ideas y pensamientos y, comenzó a agruparlos en lo que más adelante se conocerían como libros, se inicio para la comunicación humana un gran proceso transformador. Los libros, a lo largo del tiempo, han experimentado cuatro grandes cambios. El primero de ellos, ocurrió en el siglo III aC. cuando se pasó de escribir en tablillas de arcilla a hacerlo en rollos de papiro. El segundo se produjo en el siglo I dC y corresponde al reemplazo de los rollos de papiro y de pergamino (piel animal) que debían desenrollarse para leerse, por el códice o libro cuadrado. Al quedar lo escrito consignado en este formato, ocurrieron cambios sustanciales: se facilitó la consulta de contenidos, se agrupó mayor cantidad de texto, mejoró su transportarte y almacenamiento y, gracias a las tapas que los recubrían (encuadernación), se pudieron conservar durante un tiempo mayor [1].

El tercer cambio ocurrió a mediados del siglo XV cuando Johan Gensfleisch zum Gutenberg, en Maguncia, Alemania, puso a funcionar su imprenta de tipos móviles. A partir de entonces, gracias a las grandes tiradas posibilitadas por la imprenta de Gutenberg, los libros, tal como los conocemos hoy, poco a poco se volvieron asequibles y muy populares.

El Kindle del siglo XVI
Agostino Ramelli: Le diverse et artificiose machine. Paris 1588. 
Universitätsbibliothek Salzburg.

Debieron pasar algo más de quinientos años para que se diera el cuarto eslabón en la cadena evolutiva del libro. Es así como en el año 1971 nació el Proyecto Gutenberg que busca ofrecer al público, gratuitamente, la mayor colección de libros electrónicos, conocidos también como e-Books (hoy ofertan más de 40.000 títulos). Ese año, Michael Hart (1947-2011) digitalizó, en código ASCII [2], la Declaración de Independencia de Estados Unidos, que se convirtió en el primer libro electrónico de la humanidad.

En lo concerniente a ese tipo de publicaciones, en español, en el año 2010, el Diccionario de la Real Academia Española incluyó bajo la entrada “Libro” la acepción “Libro electrónico” con la siguiente definición:

1. m. Dispositivo electrónico que permite almacenar, reproducir y leer libros.
2. m. libro en formato adecuado para leerse en ese dispositivo o en la pantalla de un ordenador.

Como se puede apreciar en la anterior definición, los libros digitales o electrónicos se componen de dos elementos. El primero, un dispositivo que contiene tanto el hardware como el software apropiados para almacenar y visualizar los libros electrónicos. Este componente se divide a su vez en dos categorías: a) dispositivos de uso general como computadores de escritorio, computadores portátiles, tabletas y teléfonos móviles inteligentes (celulares);  y b) dispositivos especializados para leer libros electrónicos (Kindle, Nook, Kobo, etc.). El segundo elemento es el archivo digital que contiene el libro electrónico y que puede descargarse o transferirse al dispositivo que permite su lectura [3].

Si comparamos  los más de quinientos años que tienen los libros impresos, con los solo cuarenta de existencia de los libros electrónicos, comprendemos que los segundos están aún en pañales. Incluso, así como se utiliza el término “incunable” para referirse a los libros que se imprimieron entre los años 1453 y 1503, se puede utilizar el término “e-incunable” para los libros electrónicos producidos entre 1971 y el año 2021. Sin embargo, a pesar de encontrarse aún en la “cuna”, el crecimiento del mercado de libros digitales es tan vertiginoso que Amazon, la librería en línea más grande del planeta, anunció en mayo de 2011 que, en promedio, durante ese año, por cada 100 libros vendidos en edición rustica, comercializó 115 libros electrónicos [4]. Esta cifra no puede extrapolarse a la venta global de libros, pues los libros digitales solo alcanzan un 15% del mercado total [5]. Tampoco necesariamente significa la desaparición de los libros impresos, pero si es un fuerte indició que la industria editorial empezó a asumir el reto de transformarse iniciando por la digitalización gradual de sus catálogos [6].

En este artículo y para información de docentes y directivos, reseñamos: 1) los principales fabricantes de dispositivos especializados para la lectura de libros electrónicos, 2) los formatos digitales más populares hoy; 3) los sitios que ofrecen libros digitales gratuitos o de pago; 4) las aplicaciones complementarias que facilitan gestionar colecciones de libros digitales; y por último, 5) una serie de ideas sobre el uso de libros electrónicos en la educación escolar.

 

 

DISPOSITIVOS Y FORMATOS

En la siguiente tabla se reseñan los dispositivos de lectura especializados más populares y se indican los formatos de libro electrónico que cada uno de ellos acepta. Para ver una reseña más completa de lectores de libros digitales, recomendamos consultar el sitio Web “Zona eReader” [7].

DISPOSITIVO

FORMATOS LIBROS DIGITALES

FABRICANTE

LUZ

WiFi

AZW

MOBI

ePUB

PDF

Kindle (Amazon)


http://www.amazon.es

 

Nook (Barnes and Noble)


http://www.barnesandnoble.com

 

 

Reader (Sony)


http://bit.ly/Tf7cFq

 

 

 

Kobo eReader


http://www.kobo.com

 

enTourage (edge)


http://entourageedge.eu/

 

 

Aunque todos los dispositivos reseñados pueden leer archivos en formato PDF, la experiencia de lectura en este tipo de archivo no es la mejor. Recomendamos entonces, convertir esos archivos a formato ePub o Mobi, antes de transferirlos al dispositivo de lectura.

Para dar un panorama general sobre este tema, listamos a continuación las características y funcionalidades que ofrecen la mayoría de los dispositivos electrónicos especializados de lectura:

  • Pantallas de alta resolución, que utilizan una tecnología inventada en el MIT, conocida como“e-Ink”, que evita el cansancio visual.
  • Consumo mínimo de energía posibilitado por la forma en que funciona la tecnología “e-Ink”. En promedio, la carga de la batería puede durar hasta ocho semanas.
  • Permiten almacenar miles de libros y catalogarlos en carpetas y colecciones. Esta capacidad varía de un modelo a otro; por ejemplo, el Kindle Paperwhite almacena 1.100 libros, mientras que el Kindle Touch puede contener hasta 2.200 libros.
  • Peso, en promedio no mayor a 200 gramos, lo que evita el cansancio de las manos durante largos períodos de lectura.
  • La mayoría tienen pantallas entre 6 y 7 pulgadas. Esto facilita trasportarlos en cualquier maletín o cartera.
  • Los diferentes formatos de libro electrónico (AZW, MOBI, EPUB, etc), se adaptan a cualquier tamaño de pantalla (tipografía, tamaño de letra, paginado, etc).
  • La mayoría de dispositivos ofrece conexión inalámbrica a Internet mediante WiFi, esto permite descargar a este los libros, directamente de Internet.
  • Facilitan calificar los libros, una vez leídos.
  • Permiten compartir en redes sociales las lecturas que se están realizando.
  • Posibilitan sincronizar las lecturas con otros dispositivos (computador de escritorio o portátil, tableta o teléfono inteligente).

 

Un comentario adicional, las tabletas son un tipo de dispositivo que, aunque pertenecen a la categoría de uso general, se utilizan frecuentemente para leer libros digitales. Sus tres grandes desventajas, frente a dispositivos especializados son: a) brillo excesivo de la pantalla que produce cansancio visual; b) corta duración de la batería; c) calentamiento significativo de algunos modelos y d) peso mayor (ej: 222 gramos de un Kindle Paperwhite versus 662 gramos de un iPad).

 

LIBRERÍAS & LIBROS DIGITALES

Cuando salieron al mercado los primeros dispositivos electrónicos para leer libros digitales, estos no solo eran muy costosos, sino que las grandes casas editoriales los vieron como novedad pasajera. Hoy, la situación es muy diferente y la mayoría de ellas abrieron ya tiendas en línea para vender libros en formato digital [6].

A continuación consignamos una serie de sitios que ofrecen libros en formato digital, algunos de ellos, gratuitos:

 

 

HERRAMIENTAS AUXILIARES

Además de los dispositivos lectores y de los libros electrónicos, en muchos casos se requiere otras herramientas auxiliares que, o facilitan la lectura de los eBooks o enriquecen la experiencia lectora. A continuación reseñamos algunas aplicaciones imprescindibles para volver más amable y provechosa esa lectura:

Calibre
http://calibre-ebook.com/
Calibre es un software instalable (Win, Linux, OSX) que permite gestionar en un computador bibliotecas de libros digitales. Entre las funcionalidades más útiles tenemos: editar los metadatos de los libros (nombre, autor, portada, etc); convertir libros de un formato a otro (muy útil cuando descargue un libro digital en un formato diferente al que admite su dispositivo lector); transferir libros al dispositivo lector; descargar noticias vía RSS y transferirlas al dispositivo; y, para clasificarlos, añadir etiquetas a los libros.

Send to Kindle
http://bit.ly/PpFu4K
Extensión de Google Chrome que facilita enviar una página Web, o parte de ella, a Amazon y recibirla, vía WiFi en el lector Kindle. Esta extensión limpia el texto antes de enviarlo, evitando recibir encabezados de páginas, propagandas y otros elementos distractores. Además, todos los contenidos quedan almacenados, en la cuenta del usuario, en la nube de Amazon.

Instapaper
http://www.instapaper.com/
Sus creadores la definen como una herramienta simple que guarda páginas Web para leerlas luego. Funciona de manera similar a “Send to Kindle” pero esta permite recolectar varios documentos Web (máximo 20 en la versión gratuita) antes de enviarlos al dispositivo de lectura. El paquete de documentos conforma un libro digital que se puede descargar en formato AZW o ePUB. También permite ingresar por la opción “Extras” y conectar Instapaper con la cuenta del Kindle en Amazon, de manera que las páginas Web recolectadas durante el día, se envíen automáticamente al Kindle.

Kuote
http://www.kuote.us/
Cada vez que en un Kindle se subraya una porción de texto,  se realiza alguna anotación o se marca una página, estas acciones quedan guardadas en un archivo con formato txt. El archivo My Clipping.txt puede copiarse del Kindle al computador para consultar los subrayados, las notas o los marcadores, pero los archivos de texto no son muy amigables. Por eso, resulta muy útil una herramienta como Kuote que facilita administrar y visualizar el archivo “My Clippings” del Kindle (Mis recortes). También ofrece funcionalidades para compartir textos resaltados en forma de citas.

Good Reads
http://www.goodreads.com
Red social para lectores de libros por la que se puede entrar en contacto con otros lectores con gustos literarios similares. Cada usuario puede construir su propia biblioteca virtual con los libros que ha leído o que está leyendo. Esta herramienta resulta muy útil cuando se planea leer algún libro, pues permite consultar las revisiones que otras personas han escrito sobre éste. Existe un complemento que integra GoodReads con Calibre.

Soop Book
http://soopbook.es/
Plataforma que posibilita crear y promocionar libros a través de Internet. Una obra puede escribirse de manera individual o colectiva y publicarse completa o por capítulos. Incluso, el plan profesional, permite poner a la venta, en línea, una obra y ganar dinero con ella.

Bubok Writer
http://bubokwriter.com
Plataforma para escribir libros en línea. Luego de crear un libro, es muy fácil publicarlo en diferentes formatos. Patrocina este sitio el Ministerio de Educación de España.

http://www.bubok.es/publicar
Además de ofrecer libros, revistas y guías de viaje en español, este sitio proporciona un servicio editorial para crear y publicar en línea, libros electrónicos.

USOS DE LIBROS DIGITALES EN EDUCACIÓN
Desde hace un buen tiempo se viene hablando de manera controversial sobre si llegó la hora de eliminar el papel en las Instituciones Educativas. Sin desconocer el valor que tienen en muchas circunstancias los libros impresos, a continuación hacemos algunas reflexiones y damos razones que favorecen acoger los libros electrónicos en el ámbito de las Instituciones Educativas:

  • Gestionar contenidos. Herramientas como Whispercast de Amazon permiten administrar contenidos en grupos de dispositivos Kindle. De esta manera, los docentes pueden distribuir entre sus estudiantes sus propios apuntes o capítulos de libros. Esta misma herramienta permite establecer políticas para controlar los dispositivos de lectura dentro del aula (desactivar la integración con redes sociales o apagar el WiFi) [8].

  • Alquilar libros de texto digitales. Otra propuesta interesante de Amazon es “Kindle Textbook Rental” mediante la cual los estudiantes pueden obtener ahorros hasta del 80% respecto a adquirir los mismos libros en versión impresa. La duración del alquiler puede ser entre 30 y 365 días.

  • Digitalizar y distribuir guías y libros de texto. Las Instituciones Educativas pueden ofrecer, en forma digital, materiales desarrollados por su equipo docente. También pueden repartir, con una reducción significativa de costos, libros de texto digitales comprados a alguna editorial. Por ejemplo, una Ley del estado de California, Estados Unidos, hace mandatorio que para 2020 todas las universidades utilicen libros de texto digitales [9].

  • Posibilitar que los estudiantes dispongan, en todo momento, de las últimas ediciones de los libros de texto que utilizan en las diferentes asignaturas.

  • Recopilar materiales. Los docentes pueden recolectar contenidos provenientes de Internet (páginas Web y RSS), clasificarlos y compendiarlos por tema, grado y asignatura, para distribuirlos entre los estudiantes. Para ello, pueden utilizar una herramienta comoInstapaper.

  • Motivar a los estudiantes hacía la lectura. Según un estudio reciente llevado a cabo en la escuela secundaria Rivercrest, Dallas-Fort Worth, con un total de 199 alumnos poco aficionados a la lectura, a quienes se les dio la opción de utilizar un Kindle durante su período de lectura silenciosa, se encontró que la mayoría de ellos leyó entre uno y cuatro libros en dos meses [10]; Jan Swafford, citado por Andrés Hoyos, afirma sin embargo que los estudiantes leen más rápido en libros impresos [11].

  • Prestar libros digitales a través de la biblioteca escolar. Las Instituciones Educativas pueden establecer convenios con librerías como Amazon para prestar a los estudiantes libros en formato digital. Este servicio ya funciona en 11.000 bibliotecas de Estados Unidos.

  • Mejorar la gestión de la biblioteca escolar. Los libros digitales representan beneficios de tipo logístico: disminuir el espacio físico de la biblioteca; reducir costos de mantenimiento; aumentar la disponibilidad de ejemplares, especialmente, los títulos de referencia; mantener actualizado el catalogo de libros.

  • Utilizar un mismo dispositivo a lo largo de todos los grados escolares. No se requiere un modelo para primaria y otro para secundaria.

Además, estudiantes y docentes se pueden beneficiar con las siguientes funcionalidades que ofrecen la mayoría de los dispositivos para leer libros digitales:

  • Resaltar partes del texto, marcar páginas o escribir notas con observaciones o ideas inspiradas por la lectura que se está realizando. Luego, esos resaltados, notas y marcadores se pueden gestionar con una herramienta como Kuote. Una investigación llevada a cabo por Larson (2009, 2010) mostró que utilizar la función “añadir notas” para formular observaciones personales y preguntas sobre lo que se lee, es valiosa para demostrar la reflexión que debe acompañar una lectura significativa [10].

  • Buscar alguna palabra dentro de un texto o en la colección completa de libros cargados en el dispositivo. Esta funcionalidad ayuda a ahorrar tiempo cuando se consultan libros de textos, documentos o libros de referencia. Es una forma efectiva de emular el índice analítico de los libros impresos.

  • Consultar el significado de palabras. Con solo dejar presionada una palabra, se puede ver su significado en el diccionario de la Real Academia Española o en Wikipedia (esto último, si se tiene acceso a una conexión WiFi).

  • Aumentar o disminuir el tamaño de la letra para adaptar el texto a diferentes condiciones visuales.

  • Escuchar la lectura de un texto. Algunos modelos de dispositivos electrónicos incluyen la opción “Texto a Voz” (especialmente útil para estudiantes con necesidades educativas especiales).

  • Escuchar la pronunciación de un texto en un idioma extranjero, por ejemplo, inglés. La funcionalidad “Texto a Voz” también ayuda a que los estudiantes, que tienen el inglés como segunda lengua, mejoren su pronunciación.

  • Disminuir peso y volumen a los maletines de los estudiantes.

  • Aumentar la concentración cuando se lee. Estos dispositivos especializados, al tener menos funcionalidades que los de tipo general, disminuyen la posibilidad de distracción.

  • Ahorrar dinero al descargar gratuitamente libros de Internet.

  • Revisar documentos, artículos o ensayos, en lugar de imprimirlos para que, después de leídos, vayan a parar a la papelera. El uso de libros digitales, contribuye a disminuir el fotocopiado de documentos.

  • Ahorrar tiempo y dinero en el costo de envío de libros impresos.

  • Asumir una posición ecológica, evitando el derroche de papel y la polución que causa el transporte de libros físicos.

Finalmente, a pesar de la creciente popularidad de los libros electrónicos (debido en buena parte a la disminución en los precios de dispositivos lectores y de los libros), se plantean a continuación algunos interrogantes sobre los que vale la pena reflexionar detenidamente:

  • ¿Tienen docentes y estudiantes la competencia para manejar información que les permita lidiar con el exceso de libros, de bajo o cero costo, cuya calidad nadie garantiza (sin edición, ni filtrado)? [11]

  • ¿Poseen docentes y estudiantes las condiciones éticas para respetar los derechos de autor y tienen la voluntad de abstenerse de usar tantos libros piratas que circulan por Internet?

  • ¿Están docentes y estudiantes lo suficientemente conscientes del riesgo de perder todos sus libros, si pierden el dispositivo de lectura? [9]

  • ¿Son docentes y estudiantes lo suficientemente cuidadosos con sus dispositivos de lectura para evitar daños en el hardware? [9]

  • ¿Podrá una persona heredar a sus hijos los libros digitales que ha comprado en una tienda como Amazon? [12]

  • ¿Cuánto dura un libro electrónico archivado en un dispositivo de lectura? ¿Quién garantiza que en cinco o diez años las lecturas que se hacen hoy, en un dispositivo electrónico, seguirán ahí subrayadas? (los libros impresos, bien cuidados, duran siglos) [11]

  • ¿Qué sucede si uno tiene la mala suerte de comprar un dispositivo cuyo fabricante vaya a la quiebra?

  • ¿El papel es el mejor medio para transmitir la emoción estética de la lectura? [11]

Deja un comentario

Archivado bajo educacion

ESTÁNDARES DE COMPETENCIA PARA EL PENSAMIENTO CRÍTICO

Los Estándares de Competencia para el Pensamiento Crítico proveen un marco de referencia para evaluar las aptitudes de Pensamiento Crítico en los estudiantes. Permiten a los administradores, profesores y al cuerpo docente, en todos sus niveles (desde primaria hasta educación superior), determinar qué tanto están razonando críticamente los estudiantes sobre un tema o una asignatura. Estos estándares incluyen mediciones de resultados útiles para la evaluación por parte de los maestros, para la autoevaluación, y para la documentación de acreditación. Estas competencias no solo ofrecen un continuo para las  expectativas de los alumnos, sino que se pueden contextualizar tanto para cualquier materia o disciplina como para cualquier grado escolar. En síntesis, estos estándares incluyen indicadores para identificar hasta dónde los estudiantes emplean el Pensamiento Crítico como la herramienta principal para el aprendizaje.

Al interiorizar las competencias, los estudiantes se convertirán en pensadores auto-dirigidos, auto-disciplinados y en auto-monitoreados. Desarrollarán su capacidad para:

  • plantear preguntas y problemas esenciales (formulándolos de manera clara y precisa);
  • recopilar y evaluar información relevante (usando ideas abstractas  para interpretarlas de manera efectiva e imparcial);
  • llegar a conclusiones y soluciones bien razonadas (comparándolas contra criterios y estándares relevantes);
  • pensar de manera abierta dentro de sistemas de pensamiento alternativo (reconociendo y evaluando, conforme sea necesario, sus suposiciones, implicaciones y consecuencias prácticas); y
  • comunicarse efectivamente con otros para buscar soluciones para problemas complejos.

 

 

Los estudiantes que internalizan estos estándares de competencia, llegarán a observar que el pensamiento crítico implica tanto habilidades de comunicación efectiva y de solución de problemas, como el compromiso de superar las tendencias egocéntricas y socio céntricas naturales de uno mismo.

Se espera que todos los estudiantes (más allá del nivel de primaria) demuestren todas las competencias de pensamiento crítico incluidas en esta batería de habilidades posibles de demostrar pero no con el mismo nivel de destreza, ni en las mismas asignaturas, ni con la misma velocidad. Estas  competencias señalan hábitos de pensamiento importantes que se auto- manifiestan en todas las dimensiones y modalidades de aprendizaje: por ejemplo, cuando el estudiante lee, escribe, habla y escucha; así como, en las actividades profesionales y personales. Se da libertad al docente o a la Institución Educativa para que contextualicen y secuencien estas competencias para las diferentes asignaturas y niveles.

ESTRUCTURA DE LA GUÍA

Antes de describir las competencias, se inicia con una visión general breve del pensamiento crítico. El documento se enfoca específicamente en el papel seminal que éste debería, y eventualmente debe, jugar en la educación, si algún día se decidiera promover las habilidades de pensamiento necesarias para funcionar de manera efectiva en un mundo que continuamente se torna más complejo.

Tras una breve discusión sobre el Pensamiento Crítico y su relación con la educación, se bosquejan y detallan las competencias, se relacionan con los conceptos seminales del Pensamiento Crítico y posteriormente, se proveen rúbricas de evaluación. En el apéndice se ofrece un breve resumen de la teoría que fundamenta las competencias.

A lo largo de la guía (incluyendo el apéndice), se recomiendan algunas lecturas que proporcionan las bases para comprender y promover las competencias. Antes de intentar promover cualquier competencia específica, o conjunto de competencias, se recomienda que los maestros se tomen un tiempo para interiorizar los conceptos del pensamiento crítico que se referencian para cada competencia.

Es importante hacer notar que solo cuando los docentes entienden los fundamentos del Pensamiento Crítico, podrán enseñarlo con éxito. Esta afirmación ganará claridad a medida que se avanza en las competencias. La simple realidad es que los maestros estarán en capacidad de fomentar el pensamiento crítico solo en la medida en que ellos mismos piensen críticamente. Esta puede ser la principal barrera para que el estudiante logre alcanzar las competencias de pensamiento crítico. Además, para que los docentes ayuden a sus estudiantes a pensar en profundidad, también ellos  deben hacerlo. Así mismo, para ayudarles a desarrollar la humildad intelectual, ellos mismos tendrán que haberla desarrollado ya; y para que los maestros promuevan una visión global sensata, racional y de lógica múltiple, deben también haberla desarrollado. En síntesis, enseñar a pensar críticamente demanda que el docente tenga en su mente una concepción clara del Pensamiento Crítico.

Deja un comentario

Archivado bajo educacion