¿Es posible desmcdonalizar el periodismo?

Producir rápido y consumir fácil. Algo así como un McDonalds pero de la información. Es en esto, en muchas ocasiones, en lo que se ha convertido el periodismo, herido de muerte por la frenética irrupción de las redes sociales y por la crisis económica que deja redacciones semivacías al tiempo que robapáginas y faldones desaparecen de la prensa escrita. Al tiempo también que históricas y veteranas periodistas alertan del hundimiento de la profesión. “El Periodismo está en la UVI y los medios sólo buscan hacer caja”, decía ayer Rosa María Calaf. “Hace años que digo que el periodismo está muerto”, empeoraba el pronóstico Julia Otero en el diario catalán ‘Ara’.

Y es que el periodismo, como explicaba en un post anterior, se enfrenta a múltiples problemas, algunos causados por factores ajenos, como la propia crisis económica, y otros por el mal hacer en el seno (o mejor dicho en la cúspide) de muchos medios, como la pérdida de la credibilidad. Pero de las crisis se sale porque ya sabemos que son cíclicas, y por qué no, se sale de ellas reforzado. Por eso me lanzo a reflexionar sobre sus posibilidades de salvación.

Lo hago animada tras la lectura de un artículo sobre el proyecto que tiene entre manos un joven periodista del The New York Times, Noah Rosenberg. Se trata de un sitio web dedicado al periodismo de investigación que huirá de las noticias de consumo inmediato y profundizará en los acontecimientos relevantes que no pierden vigencia aunque hayan pasado años. Apostará también por los artículos largos (dicen que de unas 5.000) palabras y elaboradas, nada que ver con los 140 caracteres de Twitter ni con la inmediatez de las redes sociales.

Un lugar, por cierto, en el que la máxima de contrastar las noticias no se prostituirá como, por ejemplo, ha hecho el diario ‘Marca‘ esta semana al publicar una imagen del croata Modric (pretendido por el Madrid) asegurando que el jugador estaba el día anterior en una calle de Madrid cuando la calle era de Zagreb y la imagen de 2010.  Alguien se la coló. Y nadie supo evitar que el gol entrara por la escuadra. Cosas de las prisas. Y de la falta de costumbre de contrastar, que no era tan difícil, como bien les explicó después el siempre útil blog del diario Lainformación.com.

Y es que sí, tal vez, otro periodismo pueda ser posible. Un periodismo slow. Que se produce de forma lenta y de digiere de forma sosegada. Un periodismo desmcdonalizado.

 

Logotipo del movimiento 'slow food', comida lenta, que aparece como respuesta a la generalización del 'fast food': producir rápido y consumir fácil.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s