El silencio no es postura neutral

En un muro de Madrid alguien pintó hace unos meses “Temo el silencio de los buenos”. Se podría haber ampliado la palabra silencio con la de pasividad, indiferencia, desinterés… aunque en el fondo, el mensaje se entendía muy bien.

La postura de silencio de “los buenos” no es algo nuevo.  Hace ya tiempo, Martin Niemöller (aunque también se atribuye a Bertolt Brecht) escribía lo siguiente:

“Primero cogieron a los comunistas, y no dije nada porque yo no era un comunista. Luego se llevaron a los judíos, y no dije nada porque yo no era un judío. Luego vinieron por los obreros, y no dije nada porque no era ni obrero ni sindicalista. Luego se metieron con los católicos, y no dije nada porque yo era protestante. Y cuando finalmente vinieron por mí, no quedaba nadie para protestar.”
Y hace todavía más tiempo, Gandhi pronunciaba la popular frase: “Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena.”

La historia nos ha demostrado como diferentes episodios de genocidio, se han podido llevar a cabo por el silencio de quien observaba y se mantenía impasible. Cualquiera de las citas anteriores son una muestra de que mantener silencio ante las injusticias que nos rodean no es una postura neutral, por mucho que tratemos de autojustificarnos al hacerlo. La experiencia nos lo ha mostrado en demasiadas ocasiones. Seamos sinceros con nosotros mismos. El silencio ante la injusticia, nos hace cómplices.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s