Consecuencias y alternativas al Glifosato: ese dañino aliado de los transgénicos

El Glifosato es una sustancia contenida en los herbicidas que se utilizan para eliminar malezas indeseadas en la producción agrícola. Este químico es ampliamente utilizado, debido a su eficacia en cultivos transgénicos como la soja.

Más esto representa un problema, pues sus efectos son adversos para la salud humana y el medio ambiente. En cuanto a la primera, son comunes las lesiones en glándulas salivales,  los daños genéticos, los trastornos en los sistemas respiratorio y reproductivo, los efectos cancerígenos e incluso las malformaciones de embriones como casos más frecuentes.  Y además, los principales afectados son los niños y los ancianos.  En cuanto al segundo, han sido denunciadas la contaminación del suelo y la afectación de la flora y fauna de las zonas adyacentes.

Las poblaciones más expuestas son los trabajadores rurales y las comunidades asentadas en zonas aledañas a los campos productivos que utilizan este agroquímico para la fumigación.

En la mayoría de los casos, ésta se realiza con Glifosato desde aviones, dadas las grandes extensiones que caracterizan a las producciones sojeras. En innumerables ocasiones la marcación de los límites de un determinado predio a fumigar se hace con niños a quienes se los ubica en tales límites para que el piloto del avión, al verlos, sepa claramente hasta qué zona sobrevolar cumpliendo su cometido. No son pocos los  casos en que los niños resultan  rociados con este producto altamente tóxico.

Por otra parte, como todo rocío aéreo, los efectos del viento y de las  condiciones atmosféricas imperantes determinan que las partículas tóxicas no se restrinjan al campo fumigado, sino que se expandan por las zonas adyacentes. De este modo todas las poblaciones rurales cercanas se ven expuestas constantemente a enfermedades graves, y en ciertos casos letales.

Es necesario señalar  que con la proliferación de los cultivos transgénicos, el Glifosato viene en creciente aumento; pues son aquéllos los que particularmente resisten sus efectos.

Las denuncias por los daños colaterales de este producto no son pocas, a la vez que su utilización no cesa de proliferar. Las pugnas sociales tampoco cesan. En los últimos años los movimientos de vecinos de zonas rurales y muchísimas ONG reclaman por la inclusión de esta sustancia dentro de la categoría de producto riesgoso, por parte de las agencias estatales encargadas de la autorización o restricción de tal agrotóxico.

Sin embargo la tarea no resulta fácil. Estas agencias se enfrentan a una doble presión: por un lado, la de las transnacionales que lo comercializan (por ejemplo Monsanto).  Y por otro, la de cierta parte de la comunidad científica que alega que no existe certeza de que los daños a la salud que la sociedad civil denuncia, provengan del uso de los herbicidas con Glifosato. Y en este punto, como en muchos otros problemas ambientales, el debate científico es central. La comunidad científica está dividida: por un lado están los que demuestran dichos efectos colaterales, y por otro los que afirman la inocuidad del Glifosato. Y las agencias estatales, que tienen la competencia y el poder para tomar decisiones al respecto quedan subsumidas en tales disputas. Mientras el debate se demora, anualmente miles personas (sobre todo niños y ancianos) se encuentran afectados por enfermedades,  en algunos casos con peligro de muerte.

Es necesario indicar que este debate tiene muchas luces y sombras. Los afectados del uso de agrotóxicos, por medio de su experiencia empírica, demuestran que desde la proliferación de éstos (allá por el año 1996) comenzaron aparecer los problemas. Tal evidencia, si bien no científica pero sí de sentido común, parece no tener mucha validez. Desde el punto de vista científico, muchas universidades y en el caso de Argentina el CONICET, han  evidenciado tales efectos colaterales. Pero otros institutos de investigación demuestran exactamente lo contrario. Su legitimidad se pone en duda por responder, en ciertos supuestos, a los intereses de las transnacionales que comercializan el Glifosato.

También es de destacar que las voces de la sociedad civil adquieren día a día cada vez más peso, logrando en los últimos tiempos que la justicia se expida favorablemente al respecto y, de este modo, se prohíba la fumigación con este producto a cientos de metros a la redonda de los asentamientos humanos.

Recordemos que el Derecho Ambiental resuelve estos eternos debates científicos con una válida herramienta: el Principio Precautorio, ampliamente establecido en el Derecho Ambiental Internacional y consagrado en la mayoría de los sistemas jurídicos nacionales (en algunos casos incluso consagrado constitucionalmente). Este principio dispone que la falta de certeza científica no implica que no deban tomarse medidas para  evitar estos riesgos potenciales. Es decir, que la prudencia debe llevarse adelante, aun en los supuestos en que los efectos colaterales sobre la salud humana y el ambiente de una actividad riesgosa no estén cabalmente probados.

Por último y a modo de reflexión, cabe preguntarse qué tipo de producción queremos. Los cultivos a base de semillas transgénicas, de la mano del uso de agrotóxicos como el Glifosato, es el modelo productivo imperante en países como Argentina, Brasil, EE.UU, Canadá, Colombia, entre otros. Las ganancias de tal modelo son claras: se maximiza la producción agrícola en períodos muy cortos de tiempo.  Ahora bien, ¿se justifican tales ganancias a costa de la salud humana y la pérdida de la diversidad biológica?

El debate está instalado y fue gracias a las luchas de la sociedad civil que, como en la mayoría de las pugnas ambientales, han puesto en jaque un modelo productivo y de mercado que externaliza los costos. Los cuales finalmente paga cada individuo con su salud y la contaminación de su entorno

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s