Noticias Positivas frente a la Teoría del Shock

Decía el filósofo norteamericano John Dewey que una sociedad libre debe producir personas libres. Es decir, personas con capacidad de elección y de discernimiento; de comprender lo que les pasa y de ser capaces de cambiar su situación si así lo deciden. Para que esto sea posible, es necesario que las personas tengan garantizado el acceso al conocimiento, y sepan además manejar de forma crítica la información que recibe.

"Si no estáis prevenidos ante los Medios de Comunicación, os harán amar al opresor y odiar al oprimido"

Lamentablemente, hay demasiados procesos de aprendizaje que se limitan a obligar a los alumnos a aprender de memoria la lección para repetirla como un papagayo, sin encarar la otra parte, la de preguntarnos sobre la fiabilidad de la información que recibimos. Así sucede a menudo con la escuela, donde se suelen reproducir los códigos socialmente imperantes. También con los medios de comunicación, que en multitud de ocasiones no hacen otra cosa que insistir en las tesis que benefician a sus dueños corporativos.

Citamos la escuela y los medios de comunicación porque son claramente las dos principales fuentes de acceso al conocimiento. En consecuencia, una educación y unos medios de comunicación repetidores de las mismas doctrinas dan como resultado unos individuos no libres, sino adoctrinados, independientemente de lo lejos que hayan llegado en su formación.

Centrándonos más en los medios de comunicación, que son nuestro campo, uno de los fenómenos más preocupantes que percibimos en la actualidad es la insistencia en informaciones de contenido negativo. Este hecho no se debe única y exclusivamente al carácter morboso y sensacionalista de la prensa. También hay detrás una clara intención económica y política.

La periodista Naomi Klein lo define muy claramente en su libro “La doctrina del shock“, donde expone la tesis de que el capitalismo sabe aprovechar las crisis para reforzarse a sí mismo. De hecho, cada catástrofe económica o humanitaria supone una coartada perfecta para adoptar medidas traumáticas sobre la población, que las acepta porque se transmite el mensaje de “no hay otra salida”. Esta crisis económica es un claro ejemplo de ello.

El mensaje de “no hay otra salida” significa también que “no hay otra economía que la nuestra“, “no hay otra forma de acceder al conocimiento que la nuestra”, o “no hay otra forma de medicina que la nuestra”. No hay, en suma, alternativas. Este es el corolario de esta información negativa y uniformizadora que transmiten los medios de comunicación convencionales.

Para romper este círculo de adoctrinamiento hay que ampliar las fuentes de la información. Demostrar que no es cierto que no haya otra economía, otra forma de acceder al conocimiento u otra medicina. Demostrar que hay alternativas, y sobre todo, que estas alternativas funcionan. Esta es la principal razón de que sea necesaria la existencia de medios de comunicación libre como Noticias Positivas y Enpositivo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s