Después de años de ver cómo los mercados iban imponiendo una esclavitud cada vez más ferrea al diseño, el valor social que puede tener esta disciplina ha vuelto a suscitar el interés de profesionales y teóricos.

“El diseño gráfico intenta que las personas compren cosas que no necesitan con dinero que no tienen para impresionar a gente a las que no le importan”. Victor Papanek en el ensayo Edugrafología (1975).

El debate ha pasado de ser una cuestión de identidad a una cuestión de responsabilidad en un momento en que el diseñador se ve acorralado por una corriente hegemónica que le obliga a elegir entre sumisión, rebeldía o autonomía.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s